Jaime Bayly revela: “Me sentí ultrajado cuando vote en Miami”

1
683

El periodista contó en la edición del lunes de su programa en Mega TV, que la pasó realmente mal junto a su pareja, Silvia Núñez del Arco.

“Fui. Cuando salí de casa a las 2 de la tarde estaba contento pero llegué una hora y media después a la feria en Kendall, lejísimos, en el quinto infierno. Sorteando toda clase de congestiones vehiculares, accidentes, llegadas de balseros a Key Biscayne. Llegamos casi corriendo, sofocados, exhaustos. Había un calor sofocante, opresivo, insoportable. Transpirábamos. Nos atacó un perro. Todo me indicaba claramente que sería un día contrariado. Las señales del destino me decían que iba a ser un día fatal”, inició.

“Alcancé a votar a las diez para las cuatro. Había un cordón policial que parecía eso la sede del Estado Islámico. Voté por Keiko, todos lo saben. No había razón para cambiar de caballo a mitad del río, pero los partidarios de Kucyznski me sujetaban, me impedían llegar a mi mesa de votación. ‘Agárralo a Jaime para que no vote por Keiko’ y me sujetaban entre tres, y yo que tengo la fortaleza de una gaviota era presa fácil de mis enemigos políticos. Casi no alcanzo a votar. Todos hicieron escarnio de mí, de mi gordura, de mi peinado, de mi voto indefendible por la señora Keiko”, continuó según puede verse en este clip de YouTube.

“Luego vino el asalto. Eso es un asalto, una violación. Yo me sentí ultrajado. Vienen de a pocos, te van cercando, te van acorralando, pidiendo una foto por aquí, te jalan un brazo por allá. Ves que no hay escapatoria y de pronto hay decenas de personas. Te meten la mano por atrás, agarras la cartera, el reloj, es la locura, es el fin del mundo”, añadió Jaime Bayly.

Finalmente, el escritor se quejó porque su esposa, Silvia Núñez del Arco, también se vio afectada en este recorrido.

1 Comentario

  1. De verdad espera que alguien se sienta en sus zapatos? Gran capacidad de narrar ficciones tiene este sujeto. Pero eso le pasa por ser estúpido y barato, el fujimorismo es la homofobia institucionalizada y punto.

Dejar respuesta