La Sorprendente Historia del Hombre Trans que dio a Luz a un Bebé

0
189

Stephan Gaeth y Wyley Simpson son papás del pequeño Rowan. Su historia recorre el mundo.
La historia de los estadounidenses Stephan Gaeth y Wyley Simpson dio la vuelta al mundo por la particularidad de que uno de ellos es un hombre trans. Durante 6 años, él luchó para que sus rasgos femeninos se extinguieran de su cuerpo, pero luego quedó embarazado y trajo felicidad a su pareja.

Quienes se someten a un tratamiento con tetosterona no suelen ser fértiles, por lo que la noticia sorprendió a Wyley cuando vio la prueba de embarazo que marcaba un claro positivo. Pero tanto él como su pareja ansiaban ser padres, así que decidieron seguir adelante y ahora crían al pequeño Rowan, que ya tiene cuatro meses.

para luchar por la igualdad y visibilizar la realidad de muchas personas, compartieron su historia en Instagram, donde tuvieron el apoyo de miles de personas, además de sus amigos y de la comunidad LGBT. Su mensaje es claro: aceptar a cada familia en su diversidad.
Su historia de amor comenzó en la aplicación de citas Grindr. Stephan es profesor de yoga y danza, mientras que Wyley, técnico veterinario. Al poco tiempo de estar en pareja, sufrieron un contratiempo: su vivienda se arruinó por un incendio.

La pérdida fue un duro golpe, pero les abrió el camino a un nuevo estilo de vida. Se mudaron con su perro a una camioneta, y decidieron dejar atrás todo lo que sobraba en su vida para valorar lo que realmente amaban.
“Se quemó pero nos dio espacio para estar juntos. El fuego quitó toda esta basura y nos dejó espacio”, dijo Stephan al portal San Antonio Current. El plan era viajar solos por un tiempo, pero fue entonces cuando Wyley comenzó a notar síntomas extraños. Inicialmente lo atribuyó a su adicción a la nicotina y decidió dejar los cigarrillos. Pero no era eso: estaba embarazado.

Al principio sintió la noticia como un golpe, porque la idea de pasar por un proceso biológico que transformaría su cuerpo en algo de lo que había estado trabajando tan duro para distanciarse de él era aterradora. Para continuar con el embarazo, además, debió abandonar la tetosterona.
“El embarazo es considerado una cosa femenina para hacer. Era algo de lo que estaba tratando de alejarme”, recordó.

Sin embargo, ante la convicción de que ser padres por vía natural, aunque nunca lo habían pensado, era algo que les ilusionaba, ambos lograron superar los obstáculos. No se arrepienten: Rowan es un bebé sano, tranquilo y que come mucho, y ellos se consideran una familia feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui