Diferencias entre un circuncidado y uno no circuncidado

0
607

Aunque no lo creas, existen pequeñas-grandes diferencias entre un pene circuncidado y uno no circuncidado. ¡Conócelas!
La circuncisión consiste en la extirpación del prepucio del pene. Esta práctica es milenaria, realizándose con fines culturales y religiosos; hoy en día, con fines principalmente higiénicos y estéticos.

Aunque las personas crean que la única diferencia entre un pene circuncidado y uno no circuncidado es la ausencia del prepucio —para muchos resulta estético—, sí hay diferencias si hablamos de salud y de placer.

Pene no circuncidado

Una de las funciones del prepucio es la protección del glande, manteniendo su pH y temperatura adecuadas. Esto permite que la superficie del glande conserve su sensibilidad.
La gran cantidad de terminaciones nerviosas del prepucio lo convierten en una de las zonas más sensibles del pene, por lo que estimularlo —por ejemplo, durante el sexo oral o con roces— otorga mucho placer.

Con la falta de higiene, al interior del prepucio se crea un ambiente ideal para el desarrollo de infecciones bacterianas en el tracto urinario que, de no tratarse, pueden ocasionar problemas mayores en los genitales, por lo que la limpieza es indispensable.

Según WebMD, entre los padecimientos más comunes del prepucio son inflamación de la cabeza del pene, tener un prepucio demasiado apretado para ser jalado hacia atrás o que se atore detrás de la cabeza del pene.

Pene circuncidado

Con la ausencia del prepucio, el grosor del glande incrementa su tamaño al liberarse de la presión que le ejercía el prepucio. Esto hace que el tamaño de la punta del pene se perciba mucho mayor.
Sin embargo, con la constante exposición —por ejemplo, al roce con la ropa—, la piel del glande tiende a endurecerse de una manera prácticamente imperceptible. Algunas personas creen que esto es un factor para la pérdida sensibilidad, aunque la ciencia no afirme tal cosa.

Tomando en cuenta este factor, algunos estudios han demostrado que las personas circuncidadas tienen relaciones sexuales ligeramente más duraderas, aunque ello no esté relacionado con la posible pérdida de sensibilidad.
Un pene circuncidado tiene menor probabilidad de contraer alguna infección bacteriana, por ejemplo, por la falta de higiene. No obstante, con circuncisión o sin circuncisión, existe la misma probabilidad de contraer alguna infección por transmisión sexual.

Finalmente, para muchas personas resulta más placentero y estético un pene circuncidado, pero como ya vimos, el prepucio puede ser un buen aliado para la búsqueda de placer.

Según tus experiencias, ¿estás de acuerdo con esto? ¿Cómo los prefieres?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui