Hijo de una pareja homoparental cuenta su historia

Gabriel fue adoptado por sus papás cuando tenía 2 años. Ahora, con 18, su testimonio rompe estigmas.

0
558

Es muy común escuchar muchos prejuicios cuando se habla de la adopción de parejas del mismo sexo; es muy común leer en las redes sociales comentarios que deslegitiman la causa con diferentes opiniones. No es extraño ver, entre otras cosas, que los hijos adoptados por parejas homoparentales “se convertirán en homosexuales”.

Sin embargo, esa postura ignora que no hay ningún sustento científico que lo compruebe y, que aun si fuera cierto, no hay que juzgar a las personas por su orientación sexual…

De eso da testimonio Gabriel, un joven, de 18 años, con dos papás y cuya historia se ha viralizado en redes sociales. Él dice sentirse muy orgulloso de Jesús Santos y David Jericó, sus padres. Además, les responde a quienes critican a su familia.

Su testimonio se dio a conocer en un video de ‘Freeda’, medio de comunicación que trata temas en torno al feminismo y a la diversidad.

El clip, hasta el jueves 12 de noviembre, había sido visto por más de un millón de personas en Instagram, red en la cual la gran mayoría de comentarios aplauden y valoran el testimonio de Gabriel y su familia.

“Tiene ese brillito en los ojos cuando habla de sus papás! ¡El amor va por encima de todo! Gracias por tu testimonio”, comentó en la publicación original un seguidor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por gabriel (@gabi569)

En la entrevista, Gabriel empieza explicando que es oriundo de Rusia, pero fue adoptado cuando tenía dos años. Mientras habla se intercalan videos de una de sus pasiones: practicar skateboarding.

Continúa explicando que, en su crianza, sus papás le han enseñado a “comportarse, a respetar a la gente y a no tener cadenas (ataduras)”.

Para él no tener una familia ‘tradicional’ es tan normal que, cuando le preguntan como es no tener mamá, dice que “lo único es que se ven calzoncillos y no bragas”.

En las cuentas de Instagram de sus padres se ve que otro común denominador en su crecimiento han sido los viajes.

Además, añade que estuvo un año completo de intercambio en Irlanda, una experiencia que le sirvió para darse cuenta de que “por el hecho de ser gay no vas a educar mejor o peor a tu hijo; depende de cómo seas tú y no tu sexualidad”.

Sobre su propia identidad asegura que siempre ha tenido la libertad de explorar qué le gusta o no. Así descubrió que le atraen las mujeres, pero asegura que, si no hubiera sido así, “cumpliría el estereotipo de pura casualidad”.

A las parejas homosexuales que desean adoptar les dice que, si bien pueden darse comentarios negativos, lo importante es recordarlos nada más como una anécdota. Y añade que “no sabes lo divertido que es llegar a decirle a alguien que tengo dos padres”.

Gabriel añade que está muy agradecido por vivir en una familia diversa, pues no sabe en dónde estaría de no haber sido adoptado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Freeda (@freeda_es)